gods_not_dead_1_EW

«God’s Not Dead» (Dios no está muerto): Debate Cristiano

Tiempo de lectura: 3 minutos

gods_not_dead_1_EW

El cine cristiano parece estar poniéndose de moda por lo menos dentro de las producciones independientes estadounidenses. Descartemos la reciente “Noé” de Darren Aronofsky que utilizaba una historia bíblica para apartarse de ella en plan superproducción de Fx’s y aventuras; en los últimos meses vimos llegar “El Medallón Perdido: Las Aventuras de Billy Stone”, “Hijo de Dios”, y aunque aquí llegaron directo a DVD si nos remontamos un tiempo más atrás también hablaríamos de “Courageus”, “Jerusalem Countdown”, y “The Moment After”, entre otras.

Todas películas de temáticas cristianas de maneras lateral, o directa como en la testamentaria “Hijo de Dios”, producidas por grupos religiosos, y algo muy importante, de contundente éxito en la taquilla.

Esta semana llega de manera limitada otro exponente, “Dios no está muerto”, de Harold Cronk, que vuelve a utilizar la misma fórmula, figuras reconocidas, cierto ritmo, y un argumento con fuertes mensajes aunque envuelto en un film de género, está vez el melodrama universitario.

gods_not_dead_2_EW

Kevin Sorbo (Kull, el Hércules de la TV) es Radisson, un profesor universitario que expone a sus alumnos una teoría directa, que el avance de la ciencia ha ido comprobando a lo largo de los años, de los siglos, la no existencia de Dios.

Claramente se nota una mirada tendenciosa en Radisson casi “maquiavélica” en el sentido más simple del término, manipuladora. Pero en medio de su discurso, que pareciera sentencioso, salta una voz disidente, la de Josh (Shane Harper, visto en series de Disney) que se rebela duramente frente a su profesor, ante lo cual Radisson hace una propuesta directa; durante tres clases Josh tendrá la posibilidad de exponer y convencer a sus compañeros (y en definitiva al propio profesor) de la existencia de Dios.

Por supuesto, esto iniciará una mini revolución inter clases y en la vida de varios personajes. Porque no hablamos sólo de Radisson y Josh, hay otros alumnos, a los que se ve con tendencias realmente problemáticas como escuchar música satánica, escribir un blog con ideas subversivas de izquierda, o directamente desconocer la religión cristiana por pertenecer a otra creencia. Cada uno de estos personajes deberán ser encaminados por la buena senda, y si no pagarán las consecuencias con trágicos hechos.

gods_not_dead_3_EW

“Dios no ha muerto” se plantea como una postura moderna, de intento de llegada adolescente (en ese sentido, su título en inglés, de proclama rockera, tiene más sentido), mostrando los conflictos que aquejan a los jóvenes, y las malas influencias (y buenas porque hay mucho rock cristiano en pantalla) que los rodean.

No vamos a analizar el debate que plantea, porque cada uno tendrá su planteo, tampoco su aspecto abiertamente de sermón porque suponemos que tiene un público al que va dirigido directamente (aunque como debate no deja lugar a la segunda opinión, claro).

Analicemos sólo sus aspectos como película que para eso escribimos acá, y lo cierto es que “Dios no ha muerto” tiene varias falencias como baches argumentales, deficiencias actorales, y un aspecto técnico asimilable a un producto televisivo, más allá de un ritmo que entiende peso de drama por golpe de efecto.

“Dios no ha muerto” podrá ser un producto aceptable para aquellos convencidos y que están decididos únicamente a ver el mensaje en pantalla, quienes simplemente busquen mirar una película como cualquier otra más, notarán un producto por debajo de la media.

No votes yet.
Please wait...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Follow by Email
Facebook
Twitter