«Hors Satán» (Fuera de Satán): El elegido

Tiempo de lectura: 3 minutos

Para los que no lo conocen, Bruno Dumont es uno de los niños «mimados» de Cannes. Cosa que, saben mis lectores, da para pensar (en mi viejo blog he despotricado mal contra muchos de estos cineastas)… Llega un opus nuevo a sala Lugones y es hora entonces de volver a refrescar algunos conceptos que enmarcan su cine, para después si, contarles de que va «Fuera de Satán».

Para empezar, no busquen en sus trabajos, una narración descriptiva y clara de lo que se ve. Hay que percibir con los sentidos. Dumont es un amante de la naturaleza y  filma con pocos recursos, de manera austera pero con gran idea de lo que quiere expresar: logra siempre instalarte esa sensación física de ubicarte donde él quiere. Ahí, le doy la derecha. El tipo sabe hacerlo. Puede que te guste o no, pero usa poca música ambiental, capta los sonidos que circulan, eligen cuidadosamente los encuadres… Eso, es innegable.

Después, tiene una visión sobre lo religioso que hay que tener en cuenta (su concepto místico se desliza lentamente hasta dejarnos sin aire, literalmente en este film) y una gran simpleza para trazar con dos pinceladas, imágenes potentes y sugerentes. No necesita casi utilizar diálogos para transmitir lo que quiere y la verdad, es que si no tenés empatía de movida con su visión, tenés que ir preparado para lo que vas a ver.

Ahora, dicho esto, te digo, «Hors Satán» es la peli que más me gustó de su filmografía. Si, ya se. No es para el espectador corriente, hay demasiado «vacío» que debe llenar uno desde la butaca y una sensación de que el tiempo no pasa… mortal. Pero la idea que quiere expresar, es clara.

Aquí la historia involucra a dos personajes, un hombre, sin hogar (David Dewaele), del que sabemos nada, transita por la campiña francesa, funcionando como… alguien que ejecuta sentencias. Comienza la cinta con una gran secuencia de violencia inusitada y poco despues ya entendemos como funciona la estructura narrativa (por más confusa que parezca): en un pequeño pueblito, hay alguien (un «emergente») que cree que su misión es poner fin a ciertas existencias que no son adecuadas para este plano. Esa es la idea sobre la que gira, «Hors Satán». A su lado, habrá una chica (Alexandra Lematre), quien, fascinada por la obra de este hombre, lo seguirá, funcionando como contrapeso sexual y armonioso de un sujeto que parece desprovisto de corazón. 

El vínculo que los une es fuerte y quizás, junto al detalle con que se recrea cada ritual, sean de lo mejor de la película.

Hay un trasfondo psicológico interesante, cierta intención clara de problematizar lo profano y una dirección, que todo el tiempo parece decirte: «no esperes nada, disfrutá de lo que estás viviendo». Es así. Fuerte. No puedo decir que me fascinó, es bastante cruda y árida para cualquier tipo de espectador pero, se nota que Dumont es un artista y que tiene convicciones para sostener una propuesta de este calibre.

Ir advertidos que no es para cualquiera. Si la elegís, es un viaje a un universo particular bajo las reglas de un hombre que elige transmitir historias, con un sentido particular y sugerente.

No votes yet.
Please wait...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Follow by Email
Facebook
Twitter