joy_1_ew

«Joy»: la gran emprendedora

Tiempo de lectura: 5 minutos

joy_1_ew

Era de esperarse que David O. Russell , luego de dos años consecutivos de estar en la cima de su poder creativo, intentara continuar esa racha con un tercer film en el cual estén sus actores favoritos. Junto a Jennifer Lawrence, Robert De Niro y Bradley Cooper, se lanza ahora a un ejercicio biográfico intenso, recreando (muy libremente) la vida de Joy Mangano, una emprendedora brillante que rompió canones en los Estados Unidos hacia los 90.

Esta mujer desarrolló un producto en particular, el «trapeador milagroso», que serviría como puerta de entrada al mundo de las ventas por televisión y que no sólo la haría famosa, sino que le permitiría crear una empresa para seguir materializando sus iniciativas.

Pero no nos adelantemos. Russell escribe este guión junto a Annie Mumolo, sobre la figura de Mangano, mujer de la que se sabía poco, antes de su estrellato. Si bien hay muchas libertades creativas en el film (que han sido fogoneadas por la figura que lo inspiró, quien estuvo en contacto constante con los productores), «Joy» ofrece lo que en esta época el mercado quiere, ser la típica película de superación, esfuerzo y victoria con la que cualquier estudio gana premios. La cuestión es preguntarse, si eso hace a un film interesante y atrayente para todo tipo de públicos. Quizás, la respuesta no sea tan positiva.

joy_2_ew

Eso sí, «Joy», no es ni por lejos, de lo mejor de Russell. De no haber contado con Lawrence, probablemente el film hubiese tenido categoría televisiva básica, lejos incluso del nivel de las superproducciones de HBO y similares.

Joy decíamos, es una mujer divorciada, con dos chicos, que a principios de los 90′, vive en una casa que se cae a pedazos (y es más que literal!) y es el único ingreso familiar de su núcleo. Su mamá, Terry (Virginia Madsen), no está muy bien de la cabeza y sólo se dedica a mirar novelas. Tampoco obtiene ayuda ni de su ex marido, Tony (Edgar Ramirez), inquilino quebrado que habita en el sótano de su casa, ni de Rudy (De Niro), su padre, que lleva adelante un taller que apenas sobrevive a las crisis de esos años.

Como mujer multifacética y decidida, Joy decide quebrar su destino marcado (el de un futuro pobre y marginal) y se lanza a desarrollar un producto para salir del lugar donde está e impulsar a su familia a mejorar sus perspectivas. Esta es entonces, la lucha de una madre dispuesta a pelear con todas sus energías para llegar a donde quiere ir y en ese lugar, sabemos que Lawrence se siente muy cómoda.

El recorrido a la cima no es sencillo y en él, Joy conocerá alguna gente que podrá apoyarla (Bradley Cooper es un secundario importante aquí) y otra que saboteará sin titubear el proyecto.

joy_3_ew

El problema de esta biopic es su extensión (innecesaria) y la obsesión de Russell por atosigar de conflictos al personaje de Lawrence. Ese frenético uso de los problemas para avanzar en la historia, no deja que cada actor dentro de su universo, desarrolle sus perfiles con trazos claros. Como el centro es Lawrence, el director la ubica todo el tiempo en escena y desgasta su empatía con el público, con el correr de los minutos.

El resultado no es malo, porque la historia (en definitiva) es un inspirador ejemplo de vida, pero en términos cinematográficos, no luce ajustada y potente, ni tampoco equilibrada. La talentosa Lawrence lleva adelante su trabajo, solvente y neurálgico hasta el final, sin bajar un cambio desde los primeros minutos, lo cual define un poco el tono de la cinta.

Párrafo especial para Russell en cómo muestra el proceso de creación de una obra, dentro del mundo del emprendedorismo. Ese es el mejor acierto del film (muestra desde el génesis la idea madre del producto que ella quiere crear, hasta su concreción última) y lo más atrayente para el público no familiarizado con esa técnica de diseño.

Sólo para apasionados por conocer a una emprenedora única (Mangano)o fanas de Lawrence, una talentosa todoterreno que se le anima a cualquier personaje con éxito en estos días.

Anexo de Crítica por Pluma Paz

Finalmente, Joy, quedó bastante lejos de ser una favorita de los miembros de la Academia de Hollywood, apenas una nominación para Jennifer Lawrence que deja el arco y la flecha para convertirse en la múltiple inventora, Joy Mangano.

David O. Russell creador del personaje protagónico no intentó hacer una biografía autorizada ni mucho menos, por eso, no aparece en ningún momento el apellido familiar.

Ya conocemos su cine frenético y el impacto que dejó con «Escándalo Americano», similar estilo utilizó para esta producción. Para el caso, se basó en la novela de la actriz y guionista Annie Mumolo aunque parece que sólo lo que quedó de esta novela es el espíritu emprendedor y su primer gran milagro, el lampaso con cabezal automático para no arruinarse

las manos siendo una ama de casa siempre impecable.

joy_4_ew

Para mí, es el cuento de la Cenicienta reinventado, con varias mujeres fuertes, la madre de Joy (Virginia Madsen), separada del padre (Robert De Niro), que vive en el sótano y una media hermana, Peggy, que también es un invento de la mente de Russell. Peggy representa en sí muchas de las trabas y el desamor que significa no ser la favorita de papá y al mismo tiempo solucionar los problemas de millones de mujeres.

Me olvidaba de un personaje sumamente importante que es la abuela de Joy, la que hace que ella se tenga confianza, un poco como el hada madrina de la historia.

De pequeña, Joy tendrá su mundo ideal en el que proyectará su futuro; es un mundo de papel. La realidad es que el mundo es cruel y le hará bastante difícil el camino.

Esta historia, en la vida real hizo su explosión en los años 90 y es muy interesante la manera en la que está recreado ese mundo, a través de la tele, de la que no se despega la madre de Joy y de una novela, que parece ser «Days of our lives», algo así como la «Dulce Amor» norteamericana. También habrá un recuerdo a la policía de la moda de la alfombra roja y su creadora, Joan Rivers, seguro que si estuviera viva, hubiera hecho un singular cameo.

joy_5_ew

Neil Walker (Bradley Cooper) aparece como un personaje ambiguo, el productor que la hace entrar en los novedosos canales de teve comprás. En su relación con Joy, es una amigo, al mismo tiempo un adversario comercial y también un seductor. Joy, al igual que su madre está separada de su marido, que es un bohemio cantante al que el papá de Joy rechaza pero que ella tampoco echa de su vida fácilmente y también ocupa el sótano.

Quizá, si el guión fuera más coherente y no tubiera tantas digresiones, el producto hubiera funcionado como el trapeador maravilla; sin embargo, es una

peli que homenajea a las mujeres que se metieron en un mundo de negocios, colmado de hombres y se hicieron lugar llegando a sobrepasar sus límites en todo sentido y que tiene todo su brillo en los actores que encarnan encantadoramente a los personajes.

Es posible que Jennifer vuelva a ganar un Oscar, como ya ganó el Globo de Oro, esperamos que esta vez no tropiece ni dentro ni fuera del escenario, como es su costumbre.

No votes yet.
Please wait...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Follow by Email
Facebook
Twitter