«Masterplan»: la «gran» estafa!

Tiempo de lectura: 4 minutos

En su primer largometraje de ficción los hermanos Levy, Diego y Pablo,  nos traen esta divertida y absurda comedia, sobre un hombre llamado Mariano, interpretado por Alan Sabbagh, que, a punto de mudarse con su novia (Paula Grinszpan), decide llevar a cabo una estafa para poder comprar los electrodomésticos y demás cosas que le hacen falta para llevar a cabo la mudanza.

Siguiendo el consejo de su “brillante” cuñado  ambos se embarcan en un fraude donde compraran la mayor cantidad de cosas en un día pagando con tarjeta de crédito y luego Mariano denunciará la tarjeta como perdida. Una estafa no demasiado compleja, como el film, pero que al contrario del film no termina por funcionar.

Y cuando las cosas no salen bien comienza una espiral descendente que le complicará la vida al protagonista, que tendrá que manejar las presiones del implacable agente de seguros (un genial Campi) que lo entrevistará en relación al robo de la tarjeta, además de tener que abandonar su auto, un impecable Siam Di Tella de los 60 y denunciar el robo del mismo, para hacer la historia más creíble, las presiones laborales y sobre todo las de su novia que lo nota tenso y distante y se imagina lo peor, o por lo menos no lo que en realidad está sucediendo.

Mientras hace malabares con su vida para que no se desmorone, nuestro anti héroe del relato entablará una amistad con un vagabundo que utiliza su Siam como casa, quien será su cable a tierra en medio de tanta locura.

El film cuenta con un tono apacible, un guión poco cargado, donde los diálogos son naturales, básicamente típicos de la clase media argentina, pero a la vez contará con situaciones delirantes y personajes absurdos.

Por supuesto que funciona, logra el primer objetivo de entretener y lograr la risa de gran manera. Y mientras se ríe de los argentinos, de todos y de algunos en especial, la película cuenta con un humor muy sano, muy poco agresivo, muy nacional, o por lo menos porteño y muy apto para todo público.

Además de eso cuenta con grandes actuaciones en general, y se destacan además de Sabbagh y Campi, mencionado anteriormente, Andrés Calabria como el vagabundo y Carlos Portaluppi como el perito policial.

Una  gran pequeña comedia argentina, de directores jóvenes con un futuro prometedor, que logra despertar carcajadas y hacernos pasar un buen rato. El film es simple, lento y un tanto sufrido, sobre todo por sus personajes, pero funciona. Una interesante propuesta, que termina por ser un tanto distinta a lo que el cine nacional nos tiene acostumbrados, pero sin llegar a ser una rareza.

Anexo de crítica por Rodrigo Chavero

(Parte de esta review fue publicada en ocasión de la presentación de «Masterplan», en el BAFICI de este año)

Los hermanos Diego y Pablo Levy, conocidos amigos del barrio de Balvanera, quienes ya este año estrenaron comercialmente “Novias, madrinas, 15 años” (https://elespectadoravezado.com.ar/index.php/criticas/2-hemos-visto/354-qnovias-madrinas-15-anosq-del-once-con-amor ) vuelven a la carga, probando con la ficción .En aquel documental, ponían la mirada en la sedería de sus padres, donde nos invitaban a adentrarnos al mundo de la venta de telas para vestidos, desde la óptica de quienes están del otro lado del mostrador.

Nos había gustado (hay review en el sitio de ella), y esperábamos su primera ficción con ansias. Se dio. Contando con el apoyo de muchos amigos y gente del paño, los Levy dan el salto y dejan la venta directa para ofrecer un relato divertido, aneno y muy empático, que hace reír a la audiencia durante muchos tramos de la proyección.

Sabemos que el cast siempre define, y haber contado con Alan Sabaggh, un actor que promete y mucho. Bien rodeado de algunos secundarios coloridos y potenciado por algunos cameos interesantes (que no podemos anticipar), “Masterplan” presenta una historia simple y trillada, pero no por eso exenta de matices.

Mariano (Sabaggh) está a punto de casarse con Jackie (Paula Grinzpan), pero como los números mucho no le dan y aconsejado por un amigo, decide hacer una pequeña estafa con su tarjeta de crédito. La cosa sale mal y a partir de ahí, el protagonista deberá lidiar con su conciencia por lo que hizo (que lo acosa) y las consecuencias reales y materiales de lo que afectó con ese engaño. Básicamente, su auto, que juega un papel importante en la trama.

“Masterplan” se enmarca dentro de las comedias “mainstream” que está produciendo nuestra industria y lo hace bien. El guión tiene altos y bajos, pero el resultado es claramente alentador. Claro, Sabaggh está en su salsa (wasabi?), y se transforma en el eje de un relato cotidiano, visto desde los ojos de un neurótico querible y vulnerable.

Si los Levy arrancan así, con una producción modesta, seguramente tendrán un gran futuro en la industria, y la verdad, se lo merecen porque siempre en sus películas la pasamos de primera.

No votes yet.
Please wait...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Follow by Email
Facebook
Twitter