Mis_dias_felices_EW_2

«Les beaux jours» (Los días felices): la belleza no se jubila

Tiempo de lectura: 5 minutos

Mis_dias_felices_EW_2

Tuve la suerte de escuchar a Marion Vernoux, la directora de «Los días felices», en ocasión de la presentación en Les Avant Premieres de su película. Ante la pregunta de si había buscado especialmente a Fanny Ardant para el papel, dijo que no, que estaba abierta en el cast y podría haber sido otra actriz la que llevara adelante esta historia.

Y mientras escuchaba sus palabras, pensaba que si no hubiese estado Ardant, seguramente no habría llegado al final de la proyección. Sólo su altura profesional y carisma sacan a flote una película, que como las muchas que están llegando de Francia a nuestras tierras, hablan del confort de la vida del europeo promedio y de sus problemas para adaptarse al tiempo libre. Mucho más, si son jubilados.

Es sabido que llegar a la tercera edad allí, no es lo mismo que aquí. En «Mis días felices», conocemos a Caroline (Ardant), una mujer que supo ser muy bella (y sigue siendolo, aunque los años van dejando su huella), odontóloga, a quien le llegó la hora del retiro. Varias razones llevaron a que tomara esa decisión. Sus hijas y su marido Philippe (Patrick Chesnais) le recomiendan un club de retirados en los que cada día se hace una actividad distinta.

La riqueza del conflicto sería pensar las contradicciones de haber ingresado en una edad donde hay ciertas cosas (el deseo físico, en este caso), que dejan de ser bien vistas y consideradas (posibles). En todas las culturas, el retiro laboral parece el ingreso a un cono de sombras donde es difícil encontrar el placer y la satisfacción en los proyectos que se abordan. Sin embargo, al haber elegido a la legendaria Ardant para el rol central, eso se pierde. Ella es un imán y es difícil no imaginarla deseada, a pesar de ser sexagenaria.

Mis_dias_felices_EW_4

Pero volviendo a la historia, la vida en una asociación de retirados es… interesante si te sentís integrado, de lo contrario…

Clases hay. A veces es cerámica, otra actuación…y hasta hay un día en que Caroline tiene computación. El profesor de esa clase, un treintañero sencillo y galán, Julien (Laurent Lafitte), se muestra amable con ella y eso lleva a establecer una extraña relación donde los dos se verán atraídos y comenzarán una relación clandestina.

Ardant es toda la película. Su sensibilidad le da estatura a un film que trabaja con pocas ideas (está basado en una novela de Fanny Chesnel y adaptado conjuntamente con la directora) y sin demasiados matices. Caroline exhibe su enamoramiento que la vuelve radiante, pero no provoca cambios en el mundo exterior. La cámara la sigue pero el mundo, el mundo sigue en otra dirección.

Al contrario, el ritmo contagia letanía en el espectador. Lafitte hace un rol plano y se extraña a Chesnais, porque sus líneas no le dan mucho lucimiento en la trama. Sí, la fotografía y los rubros técnicos son sólidos pero sólo enmarcan una historia que nunca conmueve, apenas interesa. «Les beaux jours» queda en anécdota y no logra ser el gran film que amaga en la primera media hora. Porque el conflicto no se vuelve universal, sino reduce su aspecto a una cuestión privada, donde los que intervienen no logran conmover con sus actuaciones.

Mis_dias_felices_EW_5

Sin embargo, hay que reconocerle a Vernoux el valor de asumir la radiografía femenina de una mujer en busca de comenzar a transitar una etapa nueva. Cuida mucho a Ardant y la registra con oficio y respeto.  El problema es que la historia nunca alcanza vibración  ni misterio (alguien duda como termina todo?) y sólo parece justificar su metraje por la soberbia actuación de su protagónica. Discreta y sólo recomendada para fans de la talentosa Fanny Ardant.

Anexo de Crítica por Rolando Gallego

Marion Vernoux habla en “Mis días felices” (Francia, 2013) de la posibilidad de seguir construyendo un futuro a pesar que las puertas se vean cerradas y que se crea que un ciclo ha concluido. Caroline (Fanny Ardant), se ve oprimida y con pocas expectativas de cambiar su horizonte. Depresiva, recibe para su cumpleaños de parte de sus hijas, una membresía del club “Les beaux jours” (título del filme en su original) al que se acerca casi sin ganas.

Detrás de las paredes del lugar primero encontrará el rechazo, rechazo por lo nuevo, rechazo por lo diferente, rechazo por la edad, todo será negativo lo que Caroline encuentre allí. Su marido Philippe (Patrick Chesnais) intentará persuadirla para que, de alguna manera, vuelva al lugar a pesar de la mala primera impresión.

Con poco que hacer durante el día regresará casi sin expectativas, y se topará imprevistamente con Juliane (Lauren Laffitte), encargado de una clase de informática para la tercera edad. El hombre avanzará varias veces sobre Caroline como una ráfaga necesaria para agitarla y estremecer su cuerpo.

Mis_dias_felices_EW_6

Caroline avanzará, luego de ceder a la tentación, en una relación extramatrimonial que la hace sentir viva una vez más, a pesar de la sólida estructura familiar que posee.

La mujer decide apostar a las dos historias sin renunciar a alguna de ellas, haciendo malabarismos y generando situaciones cómicas, sabiendo que la aventura en la que acaba de meterse tiene fecha de caducidad.

Marion Vernoux se introduce en el mundo de una mujer que todavía cree que las oportunidades pueden cambiar la vida y eligiendo planos detalles y, en algunas oportunidades, la mirada cámara cómplice para reforzar la historia.

La actuación de Ardant también permite profundizar en la psicología de Caroline, porque en la complejidad y a su vez simplicidad del personaje, la directora trabaja con algunas cuestiones y tópicos como las relaciones familiares, la brecha generacional, el cumplir mandatos y el de alguna manera tratar de quebrarlos. “Mis días felices” es una mirada femenina sobre el mundo de la mujer, en este caso, entrada en años, y que gracias a la utilización de la banda sonora y algunas escenas dirigidas con virtuosismo se destaca el romance apasionado entre Caroline Juliane que permiten que el film avance de manera natural sin disrupción.

Mis_dias_felices_EW_3

En la historia de esta mujer qué quiere volver a vivir Vernoux no deja nada librado al azar, y también se ocupa del grupo familiar de Caroline, presentado como displicente con ella hasta que Philipe descubren el engaño del que fue parte.

Esta será la bisagra para quebrar la narración y posicionar la película en otro camino, uno mucho más desagradable incómodo para Caroline, y relacionado a situaciones que se desprenden del manejo engañoso de la protagonista. “Mis días felices” es una película simple que bucea en los intentos de una mujer por cambiar su presente, a pesar de saber la fugacidad de su presente. Inmensa Fanny Ardant.

No votes yet.
Please wait...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Follow by Email
Facebook
Twitter