«Priest»: el brazo armado de la Iglesia

Tiempo de lectura: 4 minutos

Nuevamente llega a cartelera un film inspirado en una novela gráfica. Cuando las ideas en Hollywood escasean y hay que seguir alimentando la máquina vamos en busca de los comics y rescatamos alguno para llevarlo a la pantalla grande. Lo cual, (como siempre digo), a prior ino es ni bueno ni malo. Simplemente es. «Priest» está dentro de las propuestas más oscuras del género, no tanto como «The preacher» (de Garth Ennis y Steve Dillon) – para los que no lo conocen, enorme éxito de  ventas para DC entre 1996 y 2001- pero con menos delirio conceptual y más violencia física. La original «프리스트» » (nacida en Corea), escrita por Hyung Min-Woo, es el punto de partida sobre el que gira esta adaptación, pero (desgracidamente) no tiene el brillo de la novela gráfica ni aborda los tópicos con la furia que lo hace la versión papel: me atrevo a decir que los lectores de la historieta tardarán en encontrar esas relaciones inmediatas que se generan en estos casos. De todas maneras, esto no es definitivo: si tenemos una versión potable que no respeta el original y se adapta mejor al lenguaje cinematográfico ¡mucho mejor! Aquí, me queda la sensación de que faltaron horas de vuelo por parte de los guionistas. Tenían un material atrayente pero algo pasó que se quedaron a mitad de camino y lo que «Priest» prometía desde sus avances y teasers, se terminó desvaneciendo y «Priest» termina siendo otro film gris, soportable pero del montón… Ejemplo que no aporta mucho a un género que necesita urgente buenos exponentes.

Me da que pensar la elección del director, la cual me parece, poco feliz. Quienes vimos «Legión» esperabamos (supongo) otro profesional de la industria… Scott Stewart (el hombre detrás de las cámaras en ámbos trabajos) me había parecido de perfil demasiado convencional para el tipo de trabajo que se requiere en este tipo de películas . Quiero decir, en su estilo no siento esa inquietud de desafiar al espectador con su trabajo, sino más bien de llevarlo por senderos conocidos y aplicar el oficio bien aprendido… Stewart, para quienes no lo saben, fue supervisor de efectos visuales de films muy importantes (por ejemplo, Die Hard 4, Night at the Museum y The Host, entre muchas otras) y siempre hizo lo suyo con solvencia. Ahora, cuando le tocó cargarse la producción sobre sus hombros, siempre demostró que le falta algo. Ese plus que transforma a un prolijo y chato realizador de un director innovador. Fibra. Ese atributo no se si se adquiere con el tiempo o uno lo lleva dentro, pero para contar el tipo de historias que el está contando (Legión y Priest, específicamente), es necesario de manera extrema.

Pero vamos a lo nuestro…

«Priest» es una historia ambientada en un futuro apocalíptico. Los vampiros se declaran en guerra contra la humanidad y nada parece oponerse a su fuerza, excepto la Iglesia. Claro, no es la Iglesia que uno se imagina… Mas que agua bendita y símbolos religiosos, para combatir esta plaga, los eclesiásticos no sólo deben tener una convicción ciega en Dios, sino también ser expertas máquinas de matar capaces de combatir fuego con más fuego. Estos «sacerdotes (priests)», son letales, dominan las artes marciales y el manejo de armas de fuego y se vuelven centrales en la lucha contra los vampiros. La historia (que nos es contada en forma de historieta en el único guiño interesante que tiene la película) termina con los enemigos de la fe viviendo en «reservas», y domesticados, por decirlo de alguna manera. La institución, al igual que en la Edad Media , ostenta el poder de conducción y tiene a la población viviendo en comunidades cerradas separadas por grandes distancias. Al parecer, las criaturas sedientas de sangre no representan amenaza para la supervivencia humana. Aparentemente…

Hasta que cierto día, las fuerzas de la oscuridad consiguen un líder y van reorganizándose para volver al combate.

Nosotros acompañaremos la suerte de uno de ellos, el sin-nombre-Paul-Bettany, párroco de armas tomar. Este religioso (??) siente que los vampiros están preparando algo y sus intuiciones se confirman cuando Hicks (Cam Gigandet), un sheriff de las comarcas externas, le confirma que ellos han vuelto. En un raid atacaron la casa de su hermano y se llevaron a su sobrina Lucy (Lili Collins), por lo que rápidamente nuestro «Priest» tomará su rosario y sus mortales gadgets para traer de nuevo a la joven a lugar seguro, cueste lo que cueste. La Iglesia formal, encabezada por Monseñor Orelas (Christopher Plummer), se niega a reconocer que existe tal amenaza y ordena excomulgación a quien lo diga de manera que la lucha será solitaria y dura, en ámbitos desolados y tenebrosos.

La película contiene muchas referencias a films como Blade, Mad Max, Underworld, Constantine… De todos toma alguna idea o figura y la recrea en un singular pastiche. Pero lo que siento es que la cuestión de fondo es preguntarse ¿Cuánto debemos tomarnos en serio el universo que plantea el director?… La Iglesia, ¿bastardea a quienes la desobedecen? Está regida por un Pontífice que sólo escucha lo que quiere escuchar? «Desafiarla, es desafiar a Dios»?

El espíritu del comic era plantear una severa crítica a la Institución, conectándola con lo peor de su pasado, aquel momento de gloria donde dominaban el mundo conocido, la triste Edad Media… Por ende, en muchos diálogos, la fina ironía está presente. No es que haya que rasgarse las vestiduras y enojarse, pero lo cierto es que «Priest», conserva esa línea que la historieta traía y recrea algunos de sus fundamentos, lo cual puede molestar a espectadores sutiles…

No deja de ser una nota de color, porque lo que importa es definir si vale la pena pasar por boletería y abonar el precio de la entrada.

Me inclino a pensarla como un producto decididamente menor. No me aburrió verla, creo que hay pocas escenas de acción – pobres coreografías-, diálogos muy artificiosos y una fotografía demasiado previsible (oscura!). Sin embargo, la animación digital es correcta, Paul Bettany es muy creíble en los momentos en los que actúa (no termino de verlo como a un héroe de acción) y Maggie Q, (sacerdotisa que lo secunda), tiene buena química con él. En un par de escenas juntos muestran que de haber sido mejor dirigidos, quizás el film podría ser otra cosa.

Para ponerlo en su justa dimensión, está por debajo de lo esperado aunque si sos fanático de la ciencia ficción, quizás pueda merecer una oportunidad.   

 

No votes yet.
Please wait...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Follow by Email
Facebook
Twitter