«Seeking for a friend for the end of the world» (Buscando un amigo para el fin del mundo): el tiempo, nunca alcanza…

Tiempo de lectura: 3 minutos

Es extraña «Buscando un amigo para el fin del mundo». Uno ya está acostumbrado al registro que Steve Carell le pone a sus trabajos, así que, en cierta manera, esperamos ese aire absurdo y pausado que preludia sus líneas ingeniosas en cualquier producto que lo tenga como protagonista… Aquí, y para sorpresa de muchos, veremos algo distinto en su composición, un sujeto con sus tics clásicos, pero con una interioridad que realmente, desborda. No es una película de las más accesibles de este gran comediante pero tiene ciertos valores que merecen ser analizados en detalle…

Hay que reconocerle a Lorena Scarfia, la directora debutante (y ex guionista de «Nick & Norah…», recuerdan?) que intenta transitar un camino distinto. No plantea esta propuesta como una comedia romántica media, ni mucho menos. Elige un escenario apocalíptico y ubica sus piezas de manera que reflejen, que visiones atravesarían, a sus protagonistas a la hora de pensar que el mundo, ni más ni menos, se termina a corto plazo. A dónde irías? A quién querrías ver? Qué te gustaría hacer?

Todos cuestionamientos naturales que al ser humano le surgen cuando aparece el mensaje de cuenta regresiva para la destrucción del mundo que conocemos.

La historia nos presenta a Dodge (Carell), quien es un empleado de seguros, bastante gris, por lo que vemos. La televisión y la radio anuncian que los intentos por salvar a la humanidad de un impacto de asteroides, son nulos y sólo le quedan al planeta, 21 días hasta que llegue nuestro fin. Esto desata en la gente, distintos sentimientos y emociones, todas atendibles y bien planteadas por el guión: querer disfrutar la vida a pleno, hacer lo que nunca se hizo antes, ver a los seres queridos una vez más, etc… Nuestro protagonista masculino está solo, en el segundo cuadro de la peli, ya se fue su esposa. Esta sólo y no entiende bien que hacer.

Mientras el mundo comienza a derrumbarse y la violencia y la desesperanza crecen, llega a su vida, Penny (Keira Knightley), una chica extraña, mucho más joven que Dodge (diez años por lo menos), quien viene de fracaso en fracaso a nivel amoroso y acaba de pelearse con su último novio, en un departamento contiguo al del vendedor de pólizas. Hay que decir que ella luce un poco retro, (demasiado para mi gusto), aunque el encanto de Knightley hace el resto: dota a su personaje de mucha vida interna, plena de emociones encontradas y aunque parece raro, ámbos se vinculan rápidamente, sin razón aparente.

Ahi comienza una pseudo road movie por algunos lugares y pueblitos americanos, donde los dos buscarán, individualmente en principio (aunque funcionando como equipo), llegar a ver a distintas personas / familiares que fueron importantes en su vida.

«Seeking for a friend…» es un comedia dramática con mucho romance, estructurada sobre la relación de dos opuestos que van construyendo un camino juntos, en un contexto realmente complicado. Scarfia deja crecer mucho individualmente a sus dos pilares y trata de rodearlos con secundarios nobles, de manera que se luzcan en cada escena. Hay muchos homenajes (la música, los vinilos, etc) y una idea que se percibe clara: se busca conmover al público, partiendo de la base de un hecho amenazante y mostrando cómo la gente común, percibe este tipo de impacto en sus vidas.

Un poco larga, quizás lacrimógena innecesariamente en algún tramo y ciertamente sólida, «Buscando un amigo…» es una cinta chiquita, bien pensada y un interesante debut para Scarfia. Si, reconozco que nos hubiese gustado ver a un Carell más suelto y no tan contenido, buscando otra veta de expresión, pero, nos quedamos con las ganas… Aceptable propuesta a la que hay que reconocerle su valor aunque es importante no entrar a sala pensando en ver una comedia romántica tradicional…

No votes yet.
Please wait...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Follow by Email
Facebook
Twitter