«The amazing Spider Man»: la red vuelve a tejerse

Tiempo de lectura: 4 minutos

Leo las notas de prensa y veo como a muchos colegas no les gustó la triología de Sam Raimi con Tobey Maguire a la cabeza del elenco. A mí, en lo personal, me encantaron todas y cada una. Reconozco que hay que tener un carisma especial para encarnar a Peter Parker, y por eso, en cuanto comenzó la proyección de este nueva Spider Man, me dí cuenta que aquí lo central era ver el desempeño de Andrew Garfield para ver si valía la pena el reset. Si, claro, y además, si había química con su co-protagonista, la delicada Emma Stone. Eso en mi juicio era central para definir la suerte del film.

Y les digo, ellos dos justifican el precio de la entrada apenas la historia avanza… no es que el guión y los efectos especiales no contaran pero…esto va detrás, la suerte de «The Amazing SpiderMan», se decidió cuando esta pareja se incorporó al cast. Con eso sólo, el film garantiza público a raudales.

Muchos se preguntarán, pero… son tan importantes? En cualquier producción de los grandes estudios hoy en día hay una manera de producir que está pensada para impactar a la audiencia. Ya saben, son costosas, su duración varias veces supera las dos horas veinte, hay un despliegue visual infernal… Eso, está presente inexorablemente en todos los tanques que Hollywood trae. Lo que hace la diferencia, para mí, en este caso, es la elección de la pareja central y el lugar que se le da al romance en esta primera entrega de la nueva franquicia: estos chicos son  muy buenos y tan queribles que levantan al público de la butaca sin problemas.

Encima su director, Marc Webb, es el mismo de «500 days of summer»… gran manejo de la imagen y el travelling, percepción para transmitir emociones y encuentros de a dos…Hombre de los videoclips con experiencia en la mirada adolescente y juvenil…

La historia tiene alguna variación con la que ya conocés pero también comparte algunos elementos. Arrancamos conociendo como al pobre Peter (Garfield), lo abandonan sus padres y queda a cuidado de sus tíos. Esto afecta su personalidad y cuando, con el correr de los años crece, trata de remarla en la escuela secundaria -preparatoria, pero cada tanto sufre el acoso  de Flash, quien lo tiene alquilado y se burla de su incapacidad para relacionarse con el medio.

Cierto día, Peter encuentra un maletín con notas de su padre que lo relacionan con un laboratorio llamado Oscorp y con un nombre para investigar: el doctor Curtis Connors (Rhys Ifans). La cosa es que el joven se escabulle en el lugar, da con una sala donde se experimenta con arañas y… ya se imaginarán. Una vez que la picadura comienza a hacer efecto, Parker tendrá que adaptarse a su nueva condición, al principio de manera muy torpe y divertida, así como también manejar este poder que tiene que afecta su vida de manera dramática. No queremos contar más, pero Connors será el eje sobre el que se basará la rivalidad del naciente SpiderMan cuando se transforme (por eventos que no vamos a detallar) en The Lizard.

La novia del arácnido, Gwen (Stone) jugará un gran papel en la historia, porque no será sólo un soporte eventual, sino que la manera de relacionarse con su novio, regalarán a la audiencia la cuota de romance adolescente y bien planteado que este film necesitaba para no ser sólo un gigantesco videoclip.

Aspectos técnicos, sobresalientes, como en los grandes tanques de la industria, aventura, acción y esta vez, mucho romance. Fórmula exitosa. No voy a decir que me fascinó, pero está muy bien hecha y es absolutamente disfrutable. Para la familia, una apuesta ideal.

Anexo de crítica por Patricia Relats

Hasta hace poco creía que DC y Marvel iban en direcciones opuestas y bien definidas en las que la primera se llevaba el costado más humano y vulnerable del héroe y la segunda se perfilaba para el gallardo enmascarado que además de salvar el mundo y tragarse sus miedos, resulta que estaba dispuesto a mucha acción y a muchos gags… Todo eso hasta Spider Man.
Mientras el film a cargo de Marc Webb intenta ser una mezcla de lo mejor de ambos mundos de comics que por momentos funciona y por momentos le deben mucho al cine indie al que esta acostumbrado, termina teniendo un exceso de efectos y tiempos que se estiran sin demasiado sentido. Aún así el guión tiene unos gags efectistas y hacen de este super héroe, un simpático adolescente que sería incapaz de matar hasta a la araña que lo pica.
Con muchisimas similitudes con el Batman Inicia de Nolan (el archienemigo está más cerca de lo personal que de la amenaza, se busca hacer énfasis en el hecho de que es huérfano, confía en la chica y en ella se basa el cambio en su personalidad, el uso de la amenaza como una «nube» que atacaría a toda la ciudad, la venta de una idea del vigilante por sobre el del justiciero, etc.), hablamos de un apego al cómic que no tenían las entregas anteriores. Dato genial: Peter acá usa cartuchos de tela y no es que las genera nada más.
Tenemos de nuevo los finales e inicios con funerales y muertes y el villano esquizofrénico pero por momentos pense que se iban a animar a usar la secundaria como el escenario final de la batalla (no nos olvidemos que Parker es un adolescente)…pero no: termina siendo el figurín clásico de la torre más alta en el reino más emblemático. El casting, sin embargo, cumple. Sobre todo los geniales Stone e Ifans.
El film no es malo, pero no se define dentro de su género y le sobran varios minutos.

No votes yet.
Please wait...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Follow by Email
Facebook
Twitter