«The Beguiled» (El seductor): Sofía, con las acciones en baja

Tiempo de lectura: 3 minutos

Para quienes no conocen demasiado sobre la obra de Don Siegel en la cual está inspirada, "The Beguiled", podemos contarles que fue un gran hit del año 1971 protagonizado por un joven y potente Clint Eastwood y que está basado en la novela "A painted devil" de T.P. Cullinan. Sofía Coppola entonces se le anima a un texto muy fuerte, por un lado, y a un recuerdo brillante del film que impactó 4 décadas atrás…¿Arriesgado no?

Lo cierto es que la historia que presenta "El seductor" no es demasiado original, y la llave para abrir su interioridad, como siempre, está dada por la intensidad con la que los intérpretes sintonizan para una trama, que se presenta con un simple encuadre teatral y de la que no esperamos demasiadas sorpresas.

Aquí hay una especie de internado de señoritas bien, hijas y esposas de sureños ricos que están en batalla (la acción se instala durante la guerra civil americana), regiidas por una especie de "madre superiora", moral, culta y aristocrática jugada por Nicole Kidman. Ella reune a un grupo de niñas y adolescentes que aguardan la finalización del conflicto armado atrincheradas en su mansión.  Aprenden idioma, tejen, bordan, estudian música…Todo sin ninguna presencia masculina que perturbe su atención.

Cierto día, en las inmediaciones de la casa, darán con un soldado de la Confederación (Colin Farell), herido y semi inconciente, al que deberán ayudar. Como buenas samaritanas, lo alojarán en la casa, curarán y tratarán de integrarlo, con mucha distancia, a la vida que realizan. Pero claro, es un hombre. Y son demasiadas mujeres. O sea que las hormonas comienzan a jugar un papel crucial en la historia.

Sin anticipar más, hay que decir que Coppola, como siempre en su obra, se dedica a explorar el universo femenino, la manera en que las fémninas de diferente edad marcan intereses y territorio y como se explora el deseo, desde lo primitivo y cultural. A pesar de la claridad de sus intenciones, el resultado no es alentador.

La cinta transcurre farragosa en una serie de secuencias donde la belleza física prima (miren sino cómo se retrata a Farrell, como casi nunca en su carrera), con énfasis en lo contenido y lo no dicho. Largas tertulias y caminatas por el bosque, algunas notas simpáticas con las más pequeñas del grupo… Y un par de diálogos interesantes entre Kidman y el hombre en cuestión es todo lo destacable.

Los rubros técnicos son correctos pero la película peca de pretenciosa y no termina nunca por atraer al espectador, a pesar de lo potencial del conflicto presentado.
Incluso actrices como Elle Fanning y la siempre sólida y (actriz fetiche de la directora) Kristen Dunst lucen apagadas y sin líneas que las hagan vibrar dramáticamente.
Ya Coppola viene en un sendero donde va dejando de lado sus mejores realizaciones y abordando rutas donde no logra generar el mismo interés que en sus primeros trabajos. No creo que "El seductor" abone un regreso a la senda que transitó con éxito hace unos años.

Pero espero que la talentosa directora vuelva a sus raíces para regalarnos el gran cine que sabía hacer y ahora no produce.

No votes yet.
Please wait...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Follow by Email
Facebook
Twitter