«The possession» (Posesión Satánica): La vieja escuela no se rinde

Tiempo de lectura: 3 minutos

Me encanta el género, la verdad. Es importante que sepan que veo mucho cine de terror y lo disfruto mucho. Cierto es, que en esta época hay una tendencia a filmar con cámara en mano, pocos recursos, apoyarse en los ambientes y dejar de lado la manera convencional de contar la progresión de la historia. Y si bien me gusta el J-Horror, el tema de las llamadas telefónicas, los espíritus dentro de los dispositivos y similares, en cierta manera me viene agotando. Puedo decir, entonces que «Posesión satánica», se enrola dentro de las cintas que cumplen con todos los requisitios «históricos»: la familia, el objeto maligno, la religión detrás, las escenas fuertes y escatológicas. Los tiene todos.

La pregunta es… funcionana? Si. Digamos que es bueno cada tanto dejar de movernos por el campo, corriendo como el camarógrafo y disfrutar de un encuadre más tradicional y un relato ordenado. Más si lo produce uno de mis directores favoritos, el legendario Sam Raimi (vieron «Army of Darkness» o «Evil dead»? Grandes titulos! Más cerca, para el público joven tienen «Drag me to hell», no de las mejores pero bien lograda…). Ole Bornedal es un danés que tiene mucho oficio y mano para este tipo de proyectos asi que la asociación prometía, a priori, espectáculo.

La trama nos presenta un matrimonio separado,(Jeffrey Dean Morgan y Kyra Sedgwick, quien pintaba para gran actriz hace dos décadas y se quedó ahi), que intenta compartir el tiempo como puede con sus dos hijas: Em (Natasha Calis) será el centro de atención. En una venta de garage, el papá ve que ella se encariña con una lujosa y sólida caja de madera y decide comprársela como regalo… De ahi en más, veremos como su poderoso efecto va afectando la vida de todos los miembros de la familia: algo anda mal y más vale que le presten atención!

El guión está basado en un hecho real, de un producto llamado la caja de Dybbuk, de la cual se dice que alberga un espíritu típico del folklore en el judaísmo y que parece haber sido comercializado en e-bay con consecuencias complicadas para quien lo adquirió (una caja de vinos, creo pero si buscan en internet encontrarán más data sobre el tema)

 Aquí, el tema se usa como referencia y está bien planteado y claro desde el comienzo. Me gustó que nos alejaramos de los lugares comunes católicos por una vez, y si bien hay que reconocer que todos los films de posesión se parecen demasiado entre sí, éste tiene algunos puntos a favor que hay que tener en cuenta. Las escenas lucen prolijas, bien iluminadas y un par de ellas, impactantes. La música acompaña y el clima que tiene la película está bien logrado. Es una progresión simple y lo más destacado es el trabajo de la pequeña Calis, quien se destaca, por la cantidad de músculos que puede mover en su cara, con diferencia de segundos. Cosa seria la nena, eh! Buena elección del cast.

En líneas general hay que decir que es un film de la vieja escuela y está bien que vayan a verlo. En cierta manera, no hay que perder de vista el clásico enfoque del género. Cumple y entretiene. Se sacudirán en las butacas un par de veces, vayan tranquilos…

No votes yet.
Please wait...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Follow by Email
Facebook
Twitter