«Waterloo»: ABBA, en clave teen

Tiempo de lectura: 3 minutos

Es increíble sentir como el tiempo no parece pasar para la música de ABBA. A vos te debe pasar, ver una y mil veces por el cable "Mamma mía", sólo para volver a cantar aquellas increíbles canciones del cuarteto sueco. Buenas noticias, hay vida luego de aquel musical. En estas vacaciones de invierno, si te gusta la música y sos adolescente, hay una interesante alternativa en el coqueto y pequeño Teatro de Buenos Aires: "Waterloo, todos a bailar".

El desafío era pensar en otra combinación de canciones para montar un nuevo musical, con sello y color propio.  Es decir, pensar una iniciativa original que captara el encanto de los clásicos más potentes de Abba, en un envase dinámico y simpático, directo y accesible para el gran público.

Julián Martín Boffa fue el encargado de diseñar esa historia y llevarla adelante con un elenco destacado para el ámbito local. Esta "Waterloo" se distingue por tener grandes intérpretes desde lo musical en su line-up: Agustina Vera, Walter Bruno, Anabella Simonetti, Ezequiel Fernanz, Carolina Ibarra, todos con experiencia probada en comedia musical.

La historia es simple y divertida, una disco que se llama "Waterloo", un par de chicos que se enamoran de dos chicas que son habitués del lugar, y un espacio para jugar a la seducción a través de la música, con un repertorio de tremendas versiones de los suecos en castellano y eficaces coreografías que impulsan la energía en la audiencia.

Los chicos desgranan hit por hit, teniendo algunos puntos realmente altos, con especial mención para Fernanz, quien comienza medido y va ganando terreno hasta lucirse por completo con una sentida interpretación (junto a Agustina Vera) de "Winner takes it all" promediando la obra. Bruno aporta carisma y Simonetti e Ibarra, simpatía y corrección, amén de buen pie para desplazamientos en la diminuta disco.

Sabemos que detrás de "Waterloo" hay una apuesta a crecer. Se siente cuando se ve el aceitado engranaje de los chicos en escena y la energía que contagian. La propuesta es sencilla pero disfrutable.

Si, debemos decir que el repertorio es tan bueno que no sentirás algunos desacoples en la puesta ni tampoco te preocuparás demasiado por el ritmo visual de la historia. Lo que importa es la música y la poderosa secuencia que disparan, éxito tras éxito,¿o alguien puede resistirse a estas canciones a esta altura?

También sentimos que la obra pide más espacio físico pero elogiamos el uso del espacio y el tiempo. Dura lo justo y necesario y se disfruta sin problemas.

Si tenés chicos (ideal de 9 para arriba), adolescentes o simplemente te gusta la música de Abba, esta es tu obra para estos días. Recordá que están en vacaciones de invierno, todos los días a las 15 y preparate, te desafiamos a que cuando salgas, evites salir tarareando alguno de los hits que sonaron en "Waterloo". Sencillamente imposible. Pasa el tiempo, pero estas canciones siguen intactas, tenelo en cuenta.

No votes yet.
Please wait...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Follow by Email
Facebook
Twitter