«Resident Evil: Welcome to Raccoon City» (Bienvenidos a Raccoon City): un nuevo comienzo

Tiempo de lectura: 3 minutos

Johannes Roberts (Terror a 47 metros, The Strangers: Prey at night) toma las riendas de la saga que popularizó en el cine Paul W. S. Anderson junto a Milla Jovovich. Welcome to Raccoon City se despega por completo de aquella y ofrece una versión nueva y más fiel al famoso videojuego.

La base de la historia de Resident Evil la conocemos: una corporación que experimenta con humanos desata una horda de zombies. Aquí, Claire regresa a Raccoon City en busca de su hermano. Ambos pasaron su infancia en el orfanato de la ciudad a cargo de Umbrella Corporation, hasta que ella se escapó y se separaron. Ya de adultos y con un terror que amenaza a la ciudad se reencuentran y se unen a un grupo de policías de la que él es parte. Cada uno intenta sobrevivir la noche.

Comandada por Kaya Scodelario (Skins, Maze Runner, Crawl), una galería de personajes interesantes aunque con desarrollos desparejos llevan adelante la historia que transcurre en la ciudad del título y en especial en tres locaciones: la mansión Spencer, la comisaría de policía y el orfanato. Al estar situada en 1998, no faltan referencias, en especial musicales, a la época. Pero no estamos ante una película que se regodea en la nostalgia sino que toma cada uno de estos elementos significativos y los hace parte de la historia. En lugar de presentar escenas que parecen un videoclip, como parece ser la moda en muchas superproducciones, a Roberts le alcanzan unos pocos segundos para darle nuevos sentidos a canciones que todxs conocemos.

Roberts además se declara admirador de John Carpenter y desde la fuente de los títulos le brinda guiños. Y aunque algunos momentos rememoren a otras películas específicas del director, no cae en el homenaje chato y obvio. Además de una puesta en escena oscura, los personajes se dispersan y no quedan todos encerrados en un mismo lugar, sino que se sigue mayormente dos líneas paralelas (que en las películas anteriores pudimos ver en sus primeras entregas, aunque de una manera bastante diferente).

Con cariño y un tono que remite al terror de serie B, Roberts, que además de dirigir escribe el guion, presenta una visión propia de la saga, con muchas escenas de terror y sangre pero también algo de comedia en un combo que resulta siempre entretenido. Aun predecible, la trama avanza con mucho ritmo y recién hacia el final deja la sensación de que al tercer acto le falta un poco de fuerza. El punto más flojo son los efectos especiales: cuanto más aparecen en primer plano, peor lucen. En cambio, algunos efectos prácticos (la película combina ambos) están muy bien.

A grandes rasgos es una versión fresca y estimulante que se toma en serio a sí misma sólo a medias y que, aunque a nivel trama no aporte muchas sorpresas ni tampoco en el subgénero de zombies, satisface y promete, en una escena a mitad de créditos, ser sólo el principio. Es un buen comienzo.

Rating: 1.0/5. From 1 vote.
Please wait...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Follow by Email
Facebook
Twitter